MASAJES

Drenaje linfático: Mejora inflamaciones, edemas y várices.

Masaje con piedras calientes: Combina masaje terapéutico tradicional con la aplicación de piedras de diferentes temperaturas a la piel. Facilita el flujo de la sangre y alivia trastornos físicos y emocionales.

Masaje reductor: Elimina la acumulación de grasa en zonas específicas del cuerpo. Mejora el sistema digestivo, beneficia el flujo sanguíneo y ayuda con la expulsión de toxinas.

Masaje con esferas chinas: Busca una relajación profunda con ayuda de masajes y aromatizadores.

Masajes relajantes: Busca aliviar estrés, contracturas y sobrecargas deportivas

Reflexología: Masajes que busca aliviar los dolores reflejados en puntos específicos de la planta del pie.

Tonificación de glúteos: Busca mejorar la piel y firmeza de glúteos.