Cuando se actúa sobre los puntos reflejos con técnicas de masajes o presión, la zona será estimulada y podrá disminuir su dolencia.

Consiste en ejercer presión con los dedos, a fin de dar un estímulo a los puntos reflejos ubicados en los pies y manos, los cuales producirán un efecto reflejo favorecedor en otras partes del cuerpo.