Son elementos de la terapia convencional que ayudan a aliviar dolores articulares, musculares y neurales; además de fortalecer la zona afectada según la necesidad del paciente.